Logo_Alviso
Logo_Alviso
Ää: manifiestos sobre la diversidad lingüística (reseña)

Ää: manifiestos sobre la diversidad lingüística (reseña)

Publicado el 2021-03-30 14:37:47

Cada vez que en una fuente tipográfica hace falta el glifo para representar un carácter, aparece en la pantalla una cajita vacía. Su nombre técnico es notdef character, pero de manera coloquial le dicen tofu, seguramente por su semejanza con este alimento oriental. Hace unos meses, me topé con decenas y decenas de tofus buscando una fuente apropiada para un proyecto editorial cuyos contenidos estaban escritos en español y varias lenguas indígenas.

Mientras revisaba con frustración una tras otra intentando encontrar alguna que incluyera el saltillo (una letra que representa un sonido glotal en lenguas como el mixteco), me preguntaba qué pasaría si, al buscar una fuente para resolver un proyecto en español, descubriera que noventa por ciento de las fuentes disponibles no incluyen la ñ. Para miles de mexicanos cuya lengua materna no es el español, escenarios semejantes son tristemente reales y cotidianos.

En Ää: manifiestos sobre la diversidad lingüística, Yásnaya Elena Aguilar Gil describe lo siguiente respecto al registro de nombres en lenguas indígenas: “mientras que los nombres en inglés son cada vez más frecuentes y cada vez más nombres como Jessica se inscriben en el registro civil respetando la ortografía de la lengua original, pretender registrar a un niño con un nombre en mixe, en otomí o en tepehua sigue representando muchos inconvenientes y evidencia una clara violación a los derechos lingüísticos”. Una de las razones que se esgrimen en el registro civil para no asentar estos nombres es que “las computadoras que se utilizan para el registro no aceptan símbolos o letras que no sean propios del español”. ¿Por qué sucede esto en las oficinas gubernamentales de un país que afirma que tiene sesenta y nueve lenguas nacionales?

En otro texto narra lo siguiente: “Desde que abrí los ojos a las letras, todo lo que me rodeaba estaba bordado de grafías que representaban una lengua que aún no hablaba: las letras que aparecían en los carteles de bienvenida a la fiesta de mi pueblo, las letras que aparecían en el nombre de las oficinas del municipio, las letras que aparecían sobre el empaque de los chicles Motitas de mi infancia y las letras que fui aprendiendo a trazar con temblor sobre mi primer cuaderno representaban palabras del español, solo del español, o bueno, algunas veces palabras del inglés”. ¿Por qué una niña perteneciente a una comunidad hablante de ayuujk o mixe creció rodeada de un paisaje gráfico que no incluía su lengua materna?

Esta obra evidencia circunstancias similares y tantas otras que a los mexicanos monolingües en español o bilingües en español y una lengua no indígena nos son ajenos. Los textos incluidos en Ää: manifiestos sobre la diversidad lingüística fueron compilados por Ana Aguilar Guevara, Julia Bravo Varela, Gustavo Ogarrio Badillo y Valentina Quaresma Rodríguez. Son el producto de la reflexión y la experiencia de la lingüista, escritora, traductora y activista mexicana Yásnaya Aguilar a lo largo de una década. Tratan un amplio abanico de temas, entre ellos el bilingüismo, la identidad, las políticas lingüísticas, el determinismo, el racismo, la resistencia, el colonialismo, la extinción de las lenguas, los derechos lingüísticos, la empatía, los prejuicios lingüísticos y muchos más. Es un libro que abre la puerta a preguntas clave desde el ámbito personal, el colectivo, el político, etc. Su contenido es tan vasto y los senderos que aborda son tantos que resulta difícil hacer una síntesis. Yásnaya Aguilar explora y expone asuntos complejos de una forma clara y amena, pero también contundente cuando así se requiere. No idealiza ni simplifica, no evita los escollos ni las posibles contradicciones. Dialoga con el lector con honestidad y empatía.

Para invitar al lector a sumergirse en sus páginas, propongo algunas preguntas, que se abordan a lo largo del libro:

¿Qué significa ser mexicano?

¿Cuánto y qué sabemos los mexicanos de las lenguas que se hablan en nuestro país?

¿Cómo interviene la lengua en la construcción de la identidad, personal y colectiva?

¿Por qué mueren las lenguas?

¿Existe la literatura indígena?

¿De qué formas se manifiesta el racismo hacia los hablantes de lenguas indígenas?

¿Cómo podemos reconocer los prejuicios que tenemos hacia las lenguas indígenas?

¿De qué formas se vulneran los derechos lingüísticos de los hablantes de lenguas indígenas?

¿De qué formas se idealiza a las lenguas indígenas y a sus hablantes?

¿En qué están fallando los sistemas administrativo, educativo, sanitario y judicial en su labor de garantizar que se cumplan los derechos de los mexicanos que no hablan español?

¿Cómo se pueden revitalizar las lenguas indígenas?

¿Cuál es la situación del activismo lingüístico en México?

Ää: manifiestos sobre la diversidad lingüística tiene algunas características que lo distinguen como producto editorial. Fue publicado en diciembre del año pasado por Almadía y Bookmate, la plataforma de lectura que llegó a México en 2019 y en el que se puede acceder a la versión digital de la obra. Detrás de sus páginas hay un intenso y cuidadoso trabajo de curaduría sumamente valioso, pues nos permite a los lectores acceder a textos que, de otra forma, tendríamos que buscar en los vastos e intrincados territorios de internet. Además de un conjunto de ensayos publicados previamente en la revista Este País, en los márgenes de las páginas podemos leer en recuadros grises publicaciones de Facebook y de Twitter que dialogan con ellos. Son útiles paratextos que amplían las ideas expuestas por la autora, establecen contrapuntos, plantean preguntas, etc. En más de una ocasión, me vi compelida a dibujar una carita de sorpresa o un corazón junto a ellos, como habría reaccionado de haberlos leído en sus plataformas originales. En estas publicaciones leemos reflexiones sobre los temas que le interesan (sabios aforismos en muchos casos), pero también anécdotas y juegos; la autora nos deja asomarnos un poquito a su vida en Ayutla (¿a quién no se le antoja vivir el #AmorSerrano?) y nos comparte diálogos entrañables con su abuela.

Otra característica peculiar del libro es el uso de códigos QR a modo de hipervínculos, en lugar de notas a pie con las direcciones de los recursos a los que se hace referencia. Sin duda este libro es hijo de su tiempo, ya que antes de la pandemia el uso de estos códigos estaba prácticamente extinto. Por medio de ellos, la palabra impresa en papel dialoga con textos digitales, pero también con material audiovisual. Además, funcionan como viñetas que le otorgan un aspecto distintivo a las páginas del libro.

Ää: manifiestos sobre la diversidad lingüística no solamente habla sobre las lenguas indígenas, sino que parte de su contenido está escrito en una de ellas. El libro cierra con el discurso que pronunció la autora en ayuujk ante la Cámara de Diputados el 26 de febrero de 2019, acompañado de su traducción al español. Además, a lo largo de la obra, aparecen frases y textos breves escritos únicamente en ayuujk, sobre todo en las publicaciones de redes sociales (extrañé tener una aplicación o un diccionario ayuujk-español a la mano, ¡qué falta nos hace!).

El último ensayo del libro cierra con estas palabras: “Cada vez que hablas una lengua indígena, resistes. Hablar una lengua indígena, en las circunstancias presentes, es habitar un territorio cognitivo que todavía no ha sido conquistado, al menos, no del todo. Escapemos a esos territorios, habitémoslos. Recuerda todo esto al hablar: jamyats, ejtp”.

Ää: manifiestos sobre la diversidad lingüística es una denuncia, pero también una invitación a habitar los territorios cognitivos de los que habla la autora. Ojalá que invitaciones como esta arraiguen y florezcan, que un día ningún mexicano tenga que ser alfabetizado en una lengua distinta a su lengua materna, que en la radio suenen canciones en maya, que los emprendedores elijan nombres en seri para sus negocios, que en la red haya miles de páginas escritas en náhuatl, que, por fin, se haga valer cada uno de los derechos lingüísticos de los mexicanos que no hablan español.

Suscríbete a nuestro Boletín