Logo_Alviso
Logo_Alviso
¿Cuándo nació la idea de representar el movimiento?

¿Cuándo nació la idea de representar el movimiento?

Publicado el 2021-06-29 14:22:57

Fotogramas. Dibujos. Cuadros. Ilusión. ¿Qué vemos cuando miramos una película animada? En realidad, lo que observamos es una serie aproximada de 24 imágenes fijas por segundo, lo que significan mil 440 por minuto de acción. Por ejemplo, la cinta Toy Story, que Pixar estrenó en 1995, requirió de 114 mil 240 fotogramas para generar 80 minutos de historia. 

Por supuesto, la realización de este tipo de producciones audiovisuales evolucionó de ese año a la fecha, no sólo en estética y efectos especiales capaces de representar texturas casi perfectas, también en la forma de plasmar imágenes con técnicas realistas de física y movimiento. Computadoras. Modelos digitales. Hardware. Software. Nube. Terabytes. Todos conceptos elementales en la generación de películas animadas del Siglo XXI. 

Pero ¿Cuándo nació la idea de representar el movimiento? Si vemos un largometraje damos por hecho que lo que observamos son personajes en acción todo el tiempo. En una película animada lo anterior es una ilusión óptica, porque ésta se construye a partir de imágenes fijas que al ser alteradas a una velocidad determinada dejan su apariencia estática.  

Para percibir la sensación de movimiento en un vídeo, el ojo humano es capaz de procesar hasta 24 o 30 cuadros por segundo, es decir fotogramas o imágenes que están desplazadas a una velocidad determinada por la naturaleza de los personajes y la esencia de la escena en acción. Entender la física del movimiento en la velocidad de fotogramas determina comprender cómo se mueven los objetos en el mundo real. 

La historia de cómo se logró captar por primera vez el movimiento se remonta a 1824 cuando el médico británico John Ayrton Paris creó el Taumatropo, un juguete óptico que consistía en un disco con dos imágenes, en un lado la de una jaula vacía y en el otro la de un papagayo. Esta rueda estaba sujetada por dos cuerdas a los extremos que eran estiradas por las personas que la jugaban, al jalar de ellas el disco giraba tan rápido que las imágenes se superponían generando la ilusión de que el pájaro estaba dentro de la jaula. 

La idea del inventor con este objeto era mostrar la persistencia de la visión, que postulaba que una imagen permanecía en la retina humana una décima de segundo antes de desaparecer por completo. Poco más de 60 años después, el inventor francés Charles-Émile Reynaud patentó el llamado Teatro Óptico, considerado el padre de los dibujos animados. 

Este aparato complejo exhibió la primera muestra de imágenes en movimiento proyectadas en público en 1892 bajo el título de Pantomimas Luminosas. La propuesta consistió en una serie de placas de vidrio pintadas a mano por Émile Reynaud y montadas en tiras de cuero, conectadas una a la otra con cintas metálicas perforadas. Éstas se unían a un engranaje giratorio y estaban alineadas con la linterna del proyector.

Así se obtuvieron las primeras series de imágenes en movimiento con duración aproximada de 15 minutos. Émile Reynaud fue el primero en pasar del movimiento cíclico de figuras dibujadas a un discurso visual con argumento y efectos sonoros creados por él. 

El nacimiento oficial del cine se dio en 1895 en Paris cuando los Hermanos Lumière presentaron el cinematógrafo. La historia de esta caja de madera con un objetivo y una película de 35 milímetros, que capturaba instantes y después los proyectaba, es conocida. Fue en este momento cuando el cine saltó de una práctica técnica a disciplina artística. 

En 1902 George Méliès presentó las primeras películas con efectos especiales. Los historiadores de esta disciplina aseguran que el ilusionista francés descubrió accidentalmente el Stop Trick, técnica que consistía en detener la cámara para quitar de escena una persona u objeto con la finalidad de que durante la proyección se tuviera la idea de haber desaparecido. En ese mismo año, el cineasta estrenó el largometraje Viaje a la Luna, considerada pionera en la ciencia ficción, que narraba sucesos fantásticos y extraños inspirados en los escritos de Julio Verne. 

Después del cine sonoro y a color, después de crecer las pantallas y desarrollar el 

sonido en estero, capturar el movimiento continúa como un lenguaje artístico, pero ahora inmerso en una industria cultural y realizado con ayuda de los recientes avances tecnológicos. 


Suscríbete a nuestro Boletín